Un taxista le salva la vida a una niña de 13 años de las garras de un depredador

El culpable

Las evidencias estaban muy claras y tenía que ser condenado. Por suerte, el taxista apoyó en todo momento a la niña y no la abandonó. De haber sido así, Sam hubiese logrado su plan malévolo.

El juez añadió que Sam le dijo a la joven de que estaría a salvo con él y así fue como la convenció de que fuera a la estación.