Un taxista le salva la vida a una niña de 13 años de las garras de un depredador

Esto está muy raro

El taxista no entendía por qué la niña se comportaba de esta manera. Todo era muy raro. Aunque sabía que no podía pedirle cosas personales a los clientes ni entrometerse en sus vidas, su instinto le decía que investigara porque estaba ante un caso excepcional.

Desde que la niña le contestó que su madre y su padre estaban pendientes a la situación, supo que no le decía la verdad. Por ahora, eran más las dudas que tenía que las respuestas que había conseguido de la chica.